divendres, 10 de setembre de 2010

EXPRESIONES...

La historia nos ha dejado algunas expresiones que hemos oido muchas veces..., pero... sabemos de dónde o de qué provienen?

Veamos ejemplos:

meterse en camisa de once varas
¿Sabías por qué se dice que METERSE EN CAMISA DE ONCE VARAS es inmiscuirse en asuntos complicados que a uno ni le van ni le vienen?
El modismo hace referencia al procedimiento de adopción seguido en Castilla durante la Edad Media.
El futuro padre metía al futuro adoptado por la manga, muy holgada, de una camisa. Y tan holgada debía ser, puesto que la tal camisa medía once varas.
Siendo la vara una medida de longitud que se usaba en distintas regiones de España con valores diferentes, que oscilaban entre 768 y 912 mm., nos podemos hacer una idea de las desmesuradas medidas de la camisa.
Y cuando éste salía por el cuello de la misma —en una representación del parto— recibía de su adoptador un beso en la frente, como prueba de aceptación.
Comoquiera que las adopciones solían acarrear problemas, se hizo extensivo con esta frase la aplicación de las dificultades a todo tipo de asuntos.
Si tal adopción acababa en fracaso, se aconsejaba al repudiado que no volviera a dejarse adoptar y que no se metiera en camisa de once varas. Y así, son numerosos los refranes que aluden a esta costumbre como: Hijo ajeno, mételo por la manga y salirse ha por el seno y Éntrale por la manga y salirse os ha por el cabezón.
Tanto Bastús, en La sabiduría de las Naciones, como Sbarbi, en elDiccionario de Refranes, Adagios y Proverbios, hacen mención de la ceremonia que realizó Dª. Sancha Velázquez para adoptar a Mudarra González, que sería posteriormente el vengador de sus hermanos los siete infantes de Lara.
Gonzalo Correas, en su Vocabulario de refranes y frases proverbiales, dice: “Entrar por la bocamanga y salir por el cabezón. Del que toma más que le dan: fue uso, para prohijar y dotar, meter al tal hijo la cabeza por la boca de la manga, que era muy ancha, y sacarla por el cabezón, y mostrarle así, y quedaba por hijo heredero. Las mangas de las camisas y cabezones duran hoy tan anchas entre labradoras, que se puede hacer esta ceremonia muy bien estando vestidas. Véase la historia de Mudarra y Ramiro de Aragón”.

recoger el guante
¿Sabías por qué RECOGER EL GUANTE es una expresión utilizada para indicar que se acepta un desafío o provocación?
Su origen se encuentra en el ritual de los duelos.
Se arrojaba un guante a la cara o al pecho para desafiar, provocar o retar a duelo a un adversario, generalmente por razones de honor.
Cuando el desafiado recogía el guante daba a entender que aceptaba el reto, dando con ello inicio al ceremonial del duelo

ir de tiros largos
¿Sabías por qué IR DE TIROS LARGOS es vestir de gala?
También vestir con lujo, pompa o grandeza.
La expresión de tiros largos tiene su origen en que antiguamente en España cada particular podía hacer tirar de su coche el número de caballos o mulas que considerase conveniente, pero sólo el rey y la grandeza podían uncir a sus carrozas el tiro delantero a mayor distancia de los demás, como reconocimiento a su rango y posición social.
Para ello se separaba el tiro delantero de los traseros con el uso de cuatro o cinco varas de correas o tirantes, lo que se llamaba tiros largos.
Posteriormente se asimiló la gala de los tiros de caballería con las prendas que personas tan notables vestían.

vestirse por los pies
¿Sabías por qué VESTIRSE POR LOS PIES es frase utilizada para reafirmar la masculinidad?
Es una expresión ponderativa de la hombría.
Tradicionalmente el hombre vestía pantalones y calzones como prenda propia y ambas se vestían empezando por los pies. Por contra, el vestido fenemino se vestía por la cabeza.
Decir, pues, de un hombre, que se viste por la cabeza, era tanto como llamarle afeminado o pusilánime.
También era corriente decir de uno mismo que se viste por los pies para alardear de hombría o reafirmarse en su condición de varón, con todas las connotaciones machistas que ello conlleva.
También tiene la frase un ligero tinte anticlerical, pues el clero vestía sotana y hábitos que también se vestían por la cabeza.

medias
¿Sabías por qué llamamos MEDIAS a ciertas prendas de vestir femeninas?
Los romanos, que antiguamente no llevaban medias ni calzas, aprendieron el uso de aquellas de los germanos, que sin duda las necesitaban para protegerse los pies de un clima más riguroso.
Pero aunque adoptaron la prenda no hicieron lo mismo con el nombre sino que las denominaron con un derivado del que entre ellos designaba el calzado: calceus, ‘zapato’ en latín, que dio lugar a calcea, ‘calza’ en latín.
Con la evolución de la moda en los siglos medievales, se fueron llevando cada vez más largas hasta que llegaron a la cintura aunque se siguió manteniendo el nombre. Fue en el siglo XVI cuando se dividió la prenda en dos partes: la que cubría el abdomen y parte de los muslos se siguió llamando calza (con su aumentativo “calzones” o su diminutivo “calzoncillos”) y la que cubría los pies y las pantorrilas, calcetas o medias calzas (actualmente calcetines y medias).

poner como chupa de dómine
¿Sabías por qué poner de chupa de dómine a alguien es censurarle, reprenderle?
Se dice que se pone como chupa de dómine a algo o a alguien de quien se habla muy mal, a quien se crtitica con ensañamiento.
Actualmente diríamos que a tal individuo se le pone como un trapo, y realmente son expresiones muy similares tanto en significado como en concepción. Es decir, en ambas se identifica la suciedad con las ofensas verbales.
Y la chupa (del árabe yubba), al igual que juba y el jubón, era una prenda con faldones que los soldados solían llevar bajo la casaca y que acostumbraba a ser un tejido basto y de mala calidad. Pero también se llamó así a las sotanas.
Y aquí está el origen de la expresión, en la sotana de los curas que ejercían de maestro y preceptor de gramática latina —que es lo que significa el apelativo de dómine— y que eran personajes que ganaban muy poco y que, quizás por su pobreza, abandonaban su aseo personal hasta el punto de ser motivo de burla y ser considerados paradigma del vestir desastrado.

irse por los cerros de úbeda
¿Sabías por qué IRSE POR LOS CERROS DE ÚBEDA es equivalente a divagar y perderse en disquisiciones?
Cuando alguien está perdido o se desvía del tema que se está tratando o se despista con divagaciones, de ello se dice que es irse por los cerros de Úbeda.
Durante la Reconquista, y hacia el año 1234, Fernando III el Santo estaba esperando a uno de los muchos caballeros que debían asistirle a la toma de Úbeda.
Tal parece que el citado caballero no tenía mucho interés en participar en la batalla, por lo que apareció en la ciudad una vez tomada.
Cuando el rey le preguntó por su retraso, se excusó diciendo que se había perdido por los cerros de Úbeda.

la furia española
¿Sabías el origen de la expresión LA FURIA ESPAÑOLA en lo referente al carácter de la selección española de fútbol?
Tuvo su origen en una anéctoda.
Surgió el 1 de septiembre de 1920 en Amberes, durante los Juegos Olímpicos. La selección española de fútbol —creada para la ocasión— se enfrentaba a Suecia y el encuentro transcurría trabado por la dureza del equipo sueco, que había conseguido adelantarse en el marcador. Mediada la segunda parte, Sabino Bilbao se dispuso a lanzar una falta, y en el área, José María Belausteguigoitia, alias Belauste, lanzó una voz que recogieron los periodistas en sus crónicas: “¡A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo!”.
Así fue. Belauste —un gigante para la época, con 1,93 m y 95 kg— arrolló en su remate a varios jugadores, de tal manera que introdujo en el marco contrario no tan solo el balón, sino su propia persona y varios jugadores suecos, incluido el portero.
Al día siguiente, un periódico holandés tituló: “La furia española”.
Pero no era esa una frase recién acuñada. Fue utilizada en referencia al hecho original que causó la expresión: el saqueo de Amberes llevado a cabo por los Tercios de Flandes españoles en noviembre de 1576.
El 1 de septiembre de 1575 se produjo la segunda quiebra de la Hacienda Real de Felipe II. Así era imposible abonar las pagas que se debían a los soldados del ejército de Flandes, algunas de cuyas unidades llevaban más de dos años y medio sin cobrar.
Para subsistir tenían que vivir de la población, a la que usualmente robaban. En julio de 1576 un Tercio se amotinó y ocupó la ciudad de Aalst para saquearla. El Consejo de Estado —apoyándose en la indignación por los desórdenes y el cansancio de la guerra— autorizó a la población de los Países Bajos a que se armase para ayudar a las tropas rebeldes holandesas. Aprovechando la situación, intentaron apoderarse del castillo de Amberes.
El 3 de octubre las tropas rebeldes entraron en Amberes y tomaron posiciones para asaltar el castillo defendido por tropas españolas. Los amotinados de Aalst y otras unidades acudieron al lugar al enterarse del ataque y, a pesar de que las tropas rebeldes eran mucho más numerosas, los soldados españoles se lanzaron al ataque por las calles de la ciudad haciendo huir a los holandeses y procediendo al saqueo de la ciudad. Un saqueo que se extendió a lo largo de tres días, en el que se cometieron tales desmanes que se contaron los muertos por millares.
La indignación de las provincias y el Consejo de Estado por el saqueo fue mayúscula. El día 8 de noviembre se firmó la pacificación de Gante que exigía la salida de los soldados españoles de los Países Bajos.

meter un paquete
¿Sabías por qué METER UN PAQUETE es castigar o multar a alguien por haber cometido una falta?
Podemos amenazar con meter un paquete, con empapelar o con empurar a alguien. Cualquiera de estas expresiones tiene el mismo significado… y el mismo origen.
En 1908 la Tabacalera Española quiso conmemorar el primer centenario de la sublevación del pueblo español contra la ocupación napoleónica, por ello puso a la venta un paquete de seis puros.
Este paquete de cigarros puros iba envuelto en papel de color crema pegado con goma, con un puro pintado y una frase impresa: “Seis cigarros marca grande 1,20 pesetas”.
Comoquiera que hasta entonces los cigarros puros se vendían sueltos y sin envoltura —de manera que el fumador podía comprobar la calidad antes de su compra— y con la nueva forma de venta no era posible ver el producto antes de comprarlo, la gente empezó a decir, suspicaz, que el propósito de Tabacalera era deshacerse de un producto malo sin que el fumador pudiera percatarse hasta haberlo consumido.
Y que el único motivo del paquete era ocultar la baja calidad, de manera que así daban gato por liebre.
A los consumidores no les quedó más remedio que tragar el paqueteaceptando su compra, ya fuera de buena o mala calidad.
Por ello, expresiones como meterle un paquete a uno, meter un puro, empapelar a alguien o empurar, significan tanto como jugar una mala pasada, como propinar un castigo que el otro debe aguantar.

no llegar la sangre al río
¿Sabías por qué decimos que NO LLEGÓ LA SANGRE AL RÍO cuando un asunto no llega a tener las desagradables consecuencias que en principio se preveían?
Esta frase se dice cuando una riña o una pelea no es tan violenta como en un principio se creía. Cuando parecía que iba a ocurrir algo grave, pero al final el asunto no pasa a mayores.
Ocurre que desde antiguo era habitual que muchas batallas se celebraran cerca de los ríos, pues los pueblos o ciudades se solían fundar en las cercanías de uno.
Así, cuando algún ejército ponía sitio a alguna ciudad —que solía estar enclavada en una zona alta para una mejor defensa— la sangre de los muertos y heridos corría pendiente abajo hasta alcanzar el agua y teñirla de rojo.
Si la escaramuza era ligera, no daba lugar a que la sangre llegara al río.

dar gato por liebre
¿Sabías por qué decimos DAR GATO POR LIEBRE por engañar en la calidad de un producto cobrando un precio por encima del real?
También se dice de hacer pasar por excelente una cosa que no lo es y de dar un producto de menor calidad por el precio de uno de mayor, aprovechando el parecido entre ambos productos.
Sebastián de Covarrubias escribe en su Tesoro de la Lengua (1611):
“Vender gato por liebre: engañar en la mercadería; (es dicho) tomado de los venteros, de los cuales se sospecha que lo hacen a necesidad y echan un asno en adobo y lo venden por ternera. Debe ser gracia y para encarecer cuán tiranos y de poca conciencia son algunos”.
Así es, los viajeros que en los siglos XVI al XVIII frecuentaban los mesones, temían que la carne que les servían no se correspondiera con la del animal que se pagaba y utilizaban una fórmula entre mágica y bromista para comprobar este punto. Bastús en su Sabiduría de las naciones lo explica:
“Parece que antíguamente había una fórmula, especie de conjuro, con la que los viajeros creían cerciorarse de si la pieza que el ventero les presentaba en la mesa era liebre o conejo, gato o cabrito. Al efecto, todos los comensales se ponían en pie, y el más calificado de ellos, dirigiendo la palabra a la cosa frita, decía:
Si eres cabrito, mantente frito;
si eres gato, salta del plato.
Entonces se separaban algún tanto de la mesa para que pudiera escaparse si saltara del plato; mas luego, no habiendo novedad, como nunca la había, comían lo que fuese, bueno o malo, persuadidos de que era conejo, liebre, cabrito o lo que quería el ventero”.

dársela a uno con queso
¿Sabías por qué decimos DÁRSELA A UNO CON QUESO para expresar engaño?
Según Covarrubias en suTesoro, la locución armar con queso significa “cebar a uno con alguna niñería para cogerle como al ratón”.
Según Correas, en su Vocabulario de Refranes, “atraer a uno, con cosa que apetece, a engaño y trampa, como a los ratones que son golosos por queso”.
Julio Casares, en su Introducción a la lexicografía moderna, dice que “se decía armarla con queso aludiendo a la ratonera en la que se ponía este cebo, considerado como el más apetitoso. El significado metafórico del engaño ha sobrevivido sin la menor deformación, a pesar que las palabras de la frase (dársela a uno) ya no le sirven de sostén”.
Néstor Luján en su Cuento de cuentos cita la obra de Francisco Márquez Villanueva, Personas y temas del Quijote, en la que se asocia el queso a la locura y al engaño. Estar en la del queso significaba estar sumamente distraído o alelado. En francés se dice “Jamais homme sage, ne mangera fromage” (nunca un hombre cuerdo comerá queso) y en inglés “Cheese is physic for gentlemen and meat for clowns” (el queso es medicina para caballeros y carne para payasos).
Otra versión circula por la comarca de Valdepeñas (Ciudad Real), pueblo famoso por sus vinos.
Se cuenta que los bodegueros manchegos, cuando llegaban los compradores, les daban a probar vino de excelente calidad como si fuera de la cosecha del año; entonces les ofrecían unas tapas de queso manchego bien curado en aceite, cuyo fuerte sabor impedía distinguir otros sabores más sutiles. No importaba la calidad del vino del año que bebiesen a continuación, el paladar estaba saturado por el sabor del queso, y así se consumaba el engaño al dar salida a partidas picadas o de mala calidad.

de perdidos al río
¿Sabías por qué decimos DE PERDIDOS AL RÍO cuando estamos decididos a terminar algo peligroso?
Esta locución se usa para expresar que, una vez comenzado algo, hay que terminarlo pese a la peligrosidad del asunto o las consecuencias que se puedan derivar de él.
Ocurre que desde antiguo era habitual que muchas batallas se celebraran cerca de los ríos, pues los pueblos o ciudades se solían fundar en las cercanías de uno.
Así, cuando algún ejército ponía sitio a alguna ciudad —que solía estar enclavada en una zona alta para una mejor defensa— la sangre de los muertos y heridos corría pendiente abajo hasta alcanzar el agua y teñirla de rojo. Incluso muchos de los cuerpos se precipitaban hacia las aguas, que los arrastraban corriente abajo.
Así que el río era el fatal final que le esperaba a muchos de los combatientes, enfrascados en una tarea peligrosa que había que seguir hasta el final: vencer o morir.

no hay moros en la costa
¿Sabías por qué la afirmación NO HAY MOROS EN LA COSTA significa que no hay peligro ninguno?
También existe la frase contraria haber moros en la costa con el significado de ‘peligro’.
Antes de ser expulsados por los Reyes Católicos, los moros asolaban las costas mediterráneas atacando por sorpresa, cogiendo cautivos por los que pedir rescate y sembrando la destrucción.
Ello obligó a la instalación de atalayas para poder divisar al enemigo en la distancia y poder poner tierra por medio. Al detectar al enemigo se encendían hogueras y se avisaba al girto de ¡moros en la costa!
La frase también era usada por las patrullas costeras, que se daban el relevo con la frase no hay moros en la costa, es decir, ’sin peligro, sin novedad’.
Este mismo hecho ha dado lugar a otra fase: como si hubiera moros en la costa quiere decir que se recomienda ser prudente, andar con tiento y cautela, ya que se sospecha de un peligro.

aquí y en sebastopol
¿Sabías por qué decir que algo es de la misma manera AQUÍ Y EN SEBASTOPOL significa que es algo indiscutible y que es tal cual en cualquier lugar del mundo, por muy remoto que este lugar sea?
La Guerra de Crimea (1853-1856) fue un acontecimiento que conmocionó Europa. Una coalición formada por Gran Bretaña, Francia, el reino de Cerdeña y el Imperio otomano se enfrentaron y derrotaron a Rusia, impidiendo la expansión del poder ruso en el mar Negro y la captura de territorios del Imperio otomano.
Durante la contienda los aliados decidieron emprender una campaña contra Sebastopol (en la actualidad, en el sur de Ucrania), donde se encontraba el cuartel general de la flota rusa emplazada en el mar Negro; sus fuerzas alcanzaron Crimea en septiembre de 1854. La guerra se prolongó, a pesar de las cruentas derrotas que sufrieron los rusos en el río Alma y en las batallas de Inkerman y de Balaklava. Esta última tristemente famosa por la carga de la Brigada de Caballería Ligera británica, que arremetió contra un enemigo replegado para sufrir una enorme cantidad de bajas tras caer sobre ella el fuego cruzado desde tres direcciones distintas.
Desde el punto de vista militar, esta guerra representó un acontecimiento desafortunado e innecesariamente costoso. Los comandantes de ambos bandos demostraron claramente su ineptitud desperdiciando vidas en combates absurdos como el mencionado.
Así no es de extrañar que en la prensa de la época apareciera repetidas veces el nombre de Sebastopol, “poniendo en el mapa” como suele decirse, la mencionada ciudad, que, sin duda, era desconocida para la mayoría de europeos. Algo similar a lo ocurrido con Sarajevo, Faluya o Ramala, por referirnos a conflictos recientes.
La ciudad gozó de fama y se la tuvo por un lugar remoto (sin duda lo era para la época). Así no es difícil imaginar el nacimiento de la frase para representar la integridad y objetividad de una cosa independientemente de que se encuentre frente a nuestras narices o en el fin del mundo.
También que la musicalidad de la palabra y sus cuatro sílabas pudo contribuir a su popularidad, pues tanto Pernambuco (Brasil) y Cochinchina (Vietman) también son usadas como paradigma de lejanía.

salvarse por los pelos
¿Sabías por qué SALVARSE POR LOS PELOS es librarse de un peligro inmediato y mortal en el último momento por un golpe de suerte?
El desempeñar el oficio de marinero no ha supuesto siempre que tal profesional supiera nadar. Es más, en siglos anteriores era bastante común que los hombres de mar supiesen apenas mantenerse a flote, pues el saber nadar no era una condición exigida para el enrolamioento.
Si un marinero caía al mar, sus compañeros intentaban izarlo a bordo lo más rápido posible para evitar el ahogamiento y, para ello lo asían de donde buenamente podían, no siendo nada raro que se asieran por los cabellos.
Así que, cuando en 1809 se dictó una orden por la que los marineros de la Marina estaban obligados a cortarse el pelo, en aras de la uniformidad o la higiene, se alzaron voces de protesta contra tal medida, esgrimiento el razonamiento de que el pelo largo era útil pues eran muchos los marineros que habían salvado la vida al asirles sus compañeros por los pelos.
Una de estas quejas está recogida en una carta conservada en los archivos de la Marina, y que los artilleros de Marina Manuel Calderón y Manuel Morales dirigieron al rey José I: “Que siendo todo su estar en la mar embarcados y a cada instante vense en el eminente riesgo de poderse ahogar; y no teniendo el pelo por dónde comúnmente se favorecen asiéndose de él;… …Pues no es costumbre a los Marineros por la expuesta causa se les haya nunca cortado el pelo; y que les pueda servir de engancho o agarradero en caso de peligrar en su destino enla mar…”
Una Real Orden expedida en el mismo año derogó la medida de la obligatoriedad de cortarse el pelo.

tener narices
¿Sabías por qué TENER NARICES es sinónimo de ser valiente y atrevido?
Es expresión usada desde antiguo que se aplica a aquél que no se arredra ante nada y se muestra corajudo y bravo, que se enfrenta a los contratiempos con determinación y firmeza.
No se trata de una expresión eufemística para evitar términos más ordinarios como cojones o pelotas, sino que hace realmente referencia a la nariz. Pues ocurre que antaño se tenía a la nariz por rasgo expresivo de un carácter firme y una fuerte voluntad. Una nariz importante, prominente, rotunda, confería al rostro cierto aire honorable y de nobleza.
El origen de esta creencia podría encontrarse en el hecho de que los godos eran de narices robustas y pronunciadas. Los reyes godos y sus descendientes presentaban ese rasgo y, al ser tenidos por un pueblo noble, se asimiló la condición al apéndice nasal.
El Refranero también recoge este sentir: Hombre narigudo, hombre sesudo; La nariz y la frente, hasta la muerte; Hombe narigudo, pocas veces cornudo.

me lo ha dicho un pajarito
¿Sabías por qué decimos que ME LO HA CONTADO UN PARAJITO cuando no queremos revelar la fuente de una información que poseemos?
Ya sea porque queremos mantener a nuestro informante en el anonimato como porque nos hemos enterado por nuestros propios medios.
Es un dicho antiquísimo que tiene su origen en la Biblia.
En el capítulo X del Eclesiastés se lee: “Ni en los secretos de tu cámara digas mal del rico, porque las aves del cielo llevarán la voz, y las que tienen alas harán saber la palabra.”

¡tela marinera!
¿Sabías por qué decir ¡TELA MARINERA! es tanto como ser o requerir mucho de algo.?
Esta frase de origen andaluz hace referencia a la exageración, a la gran cantidad, y se utiliza de muchas y variadas formas, y también sólo como tela o en otras construcciones.
Por ejemplo, si dos personas se reúnen para hablar y una dice que tiene tela para rato, es que la conversación va a ser larga. Si para un presupuesto va a hacer falta tela marinera es que va a hacer falta mucho dinero. Si en una discusión hay mucha tela que cortar es que hay que tratar muchos temas y va a ser muy complejo. Si preguntando por la novia de un amigo dicen que es ¡tela marinera! es que es una preciosidad. Si preguntas por una película y te contestan tela es que es muy buena.
¿Y por qué se dice tela? Por el velamen de los barcos, por la mucha tela marinera que hace falta para la confección de las velas.

buscarle tres pies al gato
¿Sabías por qué BUSCARLE TRES PIES AL GATO es tentar la paciencia de alguno con riesgo de irritarle?
También tratar de justificar lo injustificable causando molestia a los demás.
Buscarle tres pies al gato es dicho corrompido. El verdadero es buscarle cinco pies al gato. Así lo cita Sebastián de Covarrubias en su Tesoro de la Lengua Castellana (1611):
Buscar cinco pies al gato se dice de los que con sofisterías y embustes nos quieren hacer entender lo imposible; nació de uno que quiso probar que la cola del gato era pie.
Posteriormente el número de patas cambió a tres, y así se recoge en el Quijote (parte 1ª, cap. 22); uso que ha perdurado hasta la actualidad.
Una cuarteta anónima resume muy bien este dilema trivial:
El normal cuatro presenta,
tres si le falta una sola,
y cinco si quien las cuenta
toma por pata la cola.