divendres, 10 de setembre de 2010

SALOU 2010

Por: Jaume Montull Rué


En este primer fin de semana del mes de septiembre se celebra un evento medieval en la villa de Salou. En él se recrea la partida del rey Jaime I y sus tropas hacia la conquista de Mallorca en manos de los sarracenos. Y allí que nos dimos cita los miembros de ARCOFLIS invitados por nuestros amigos de A.C.H.A. (Asociación Cultural Histórica Aragonesa) asiduos a esta cita y compañeros en multitud de eventos con los que compartimos muy buenos ratos.

Grupo A.C.H.A.
La historia nos cuenta que fué un 5 de septiembre de 1229 cuando la escuadra real con su rey al frente, compuesta por 155 naves, 1.500 caballeros y 15.000 soldados, zarpó de Tarragona, Salou y Cambrils, para conquistar Mallorca a Abú Yahya, el gobernador almohade semiindependiente de la isla.
Las tropas aragonesas desembarcaron en Santa Ponsa y vencieron a los musulmanes en la batalla de Portopí (13 de septiembre de 1229). Los musulmanes se refugiaron tras las murallas de Palma (Madina Mayurqa) y crucificaron a varios soldados aragoneses a la vista de las tropas de Jaime. Éstas poco después tomaron y pasaron a cuchillo a la población de la ciudad (diciembre de 1229) y se apoderaron de la isla en pocos meses, salvo un pequeño núcleo de resistencia musulmana que logró mantenerse en la sierra de Tramontana hasta 1232. Los pobladores musulmanes huyeron a África o fueron esclavizados, mientras que la isla fue repoblada con catalanes.
Después de pasar a cuchillo la población de Madina Mayurqa, la cantidad de cadáveres fue tal que se produjo una epidemia que diezmó el ejército de Jaime I. Por añadidura, los nobles catalanes intentaron quedarse con el botín, provocando una revuelta que debilitaría aún más el poder militar de Jaime I.
Mallorca se constituyó como un reino más de la Corona de Aragón bajo el nombre de regnum Maioricarum et insulae adyacentes, el cual obtuvo una carta de franquicia en 1230. La institución en 1249 del municipio de Mallorca (actual Palma de Mallorca) contribuiría a la institucionalización del reino.

Como nuestro cometido se centraba únicamente en el desfile del sábado por la tarde y un posterior enfrentamiento de espadas decidimos aprovechar bien la ocasión y combinar el evento medieval con unos días de camping, sol y playa. Elegimos el Camping Sangulí lugar que desde el viernes al domingos seria dónde montamos nuestras tiendas convirtiéndose en nuestra residencia provisional. Con actitud relajada entre baños de mar, piscina y salidas gastronómo-espirituosas llegamos a la hora del desfile.

Partiendo de la Torre Vella, construida en el año 1530 por orden del arzobispo de Tarragona Pere de Cardona con el objetivo de avisar y protejer a la ciudad de ataques y saqueos de piratas, la comitiva fue deambulando por diferentes calles abarrotadas de público en las aceras.

Iba presidida por el rey Jaime I y su reina a caballo, seguidos de tambores, malabaristas, músicos, nobles, guerreros, arqueros, templarios y plebeyos en general.

Finalmente y ya cayendo la noche llegamos a la playa dónde gran multitud de gente iba aclamando al rey y sus guerreros que próximamente se embarcarían con rumbo al archipiélago balear.
Y ahí sobre la arena de la playa y delante del trono real fue dónde hicimos una exhibición de lucha con espada y escudo para regocijo de sus majestades y del público asistente que aplaudió a rabiar. Y así finalizamos nuestro paso por el evento de Salou.

Al día siguiente, domingo, nos dedicamos al descanso, playa, piscina y al desmontaje de nuestras tiendas para despedirnos de nuestros amigos hasta la siguiente y muy próxima cita de Moyuela en la que nos volveríamos a encontrar.

Más fotos del evento en: