dilluns, 31 de gener de 2011

ARMAS MEDIEVALES: EL MAYAL DE ARMAS

El mayal, manal o malle, es un instrumento tradicional agrícola utilizado para la trilla de cereales. Está compuesto por dos bastones unidos por correajes o cadenas; generalmente, el bastón más largo y delgado, sirve de mango, y el más corto y grueso se usa como maza para golpear la parva (montón de cereales recién segados) o las legumbres. En España se usó poco, sobre todo en zonas del norte y en áreas montañosas, ya que en el resto se prefería el trillo. Aunque los agricultores más modestos, jornaleros y espigadores, que no tenían tierra propia (o no podían costearse el uso del trillo y el alquier de las eras), usaban el mayal, casi siempre a la misma puerta de su vivienda

Un mayal de armas es el arma contundente que proviene de la herramienta campesina que, como hemos mencionado, esta compuesta de dos varas asidas y servía para desgranar cereales. En su versión militar occidental posee pocos cambios respecto a su "hermana" agrícola, tan solo refuerzos metálicos, cadena en lugar de tiras para unir las varas y, en ocasiones, la vara tiene pinchos o cabeza de armas ferrada como las mazas. En las orientales, si se ven mayor número de ejemplares exclusivamente militares, tanto para infantería como para caballería.

El mayal es un instrumento muy extendido por todo el Viejo Continente y, a menudo, ha derivado en armas defensivas u ofensivas, como las mazas medievales europeas de diversos tipos (maza de guerra, mangual, o las orientales (el San jie gun y el Shao zi gun son mayales de combate chinos, mientras que el nunchaku es la versión japonesa).

El mayal militar es un arma "oportunista" de las levas, por ello su uso no fue generalizado, así como tampoco fue representada artísticamente como otras armas.
Este tipo de armas suelen aparecer en todas las épocas en las que se tiene o tuvo que movilizar al "pueblo" para la defensa nacional. Por ello son sus posteriores desarrollos "específicamente" militares los que sí se recuerdan más.

En el caso del Mayal de armas, su evolución y voz española directa de mayal de armas es el mangual.
Si bien un mangual es un mayal para la guerra, los manguales perdieron muy pronto su forma original para transformarse poco a poco en látigos de guerra. Por ello el término mangual es mejor emplearlo con las mazas de "bola(s) y cadena(s)"

Otra características del mayal es que se asemeja a una espada o a una maza ya que no transfiere vibraciones del impacto al portador. Esto es una gran ventaja para un jinete, que puede utilizar la velocidad de su caballo para agregar mayor potencia a la bola y llegar a desarmar a su oponente, aunque puede correr el riesgo de ser desequilibrado de su montura.
Es difícil bloquear con un protector o pararlo con un arma porque puede curvarse alrededor generando un gran impedimento.
El mayal necesita el espacio hacer pivotar y puede poner en peligro fácilmente a los compañeros del usuario.
Controlar el mayal es mucho más difícil que las armas rígidas.
Si el mayal fue hecho pivotar con bastante fuerza podría agrietar la armadura de placa abierta y atontar al portador del mismo.

Fueron signos de autoridad y justicia, por ejemplo el cetro egipcio llamado nejej era, bien, y esto es poco probable, un mayal modificado (simbolizando la autoridad sobre la tierra y las cosechas; o, mejor, un flagelo espantamoscas de ganadero (en alusión al liderazgo del pastor sobre el ganado). También los fasces romanos estaban compuestos de bastones de castigo (varas de majar que, originalmente, eran una simplificación del mayal o, más probable, varas de pastoreo) que manifestaban su autoridad judicial y su capacidad para imponer castigos de orden menor. Las varas, aunque sueltas, persisten hoy día como insignia de autoridad municipal y los alcaldes las suelen llevar en los actos protocolarios. Por su parte, los cetros europeos medievales, en realidad, derivan de mazas de guerra que, a su vez, fueron, en origen mayales o palos de majar.