dimarts, 18 de gener de 2011

ARQUEROS INGLESES: LOS DEDOS QUE MECEN EL ARCO

Durante las invasiones Anglo-Normandas al país de Gales(S. XII) , los ingleses se dieron cuenta de lo mortalmente efectivos que resultaban los largos arcos que los Galeses usaban contra ellos. Por ello en cuanto concluyó con éxito la campaña galesa, el ejercito inglés empezó a contar entre sus filas con un cuerpo de arqueros que armados con estos poderosos arcos lograron en numerosas ocasiones, sobre todo contra los Franceses en la guerra de los cien años, inclinar la balanza de la victoria para el lado Inglés.

Estos arcos (llamados “arco largo Galés” o “arco largo Inglés”) estaban hechos de madera de tejo o fresno. Medían entre 1.80 y 2.10 m. y la cuerda solía ser de tripas de animal. La construcción de un arco largo consistía en madurar la madera de tejo entre 1 y 2 años, entonces se trabajaba lentamente para darle forma, el proceso entero podía llevar hasta 4 años. El resultado era un arco que lograba una tensión entre 72-82Kg. (uno actual son 27kg) y tenían alcances efectivos superiores a los 250 m.(los actuales 180m) pudiendo alcanzar más de 325 m. aunque perdiendo efectividad. Además los arqueros ingleses hincaban sus flechas erguidas en la tierra alrededor suya, reduciendo el tiempo que se tomaba para colocarla, levantar el arco y lanzarla, con este sistema lograban una cadencia de tiro de unos 10-12 flechas por minuto. Se dice que: “el arco largo era la ametralladora de la edad media: exacto, mortal, poseía un gran alcance y una alta tasa de disparos, además el vuelo de sus flechas es comparado a una tormenta”.

Para hacernos una idea, en la batalla de Azincourt contra los Franceses, los “arqueros del Rey” lo formaban un total 3.771 arqueros, es decir, en un minuto podían hacer caer unas 40.000 flechas sobre las líneas Francesas . Aparte de la carga letal que esta lluvia de flechas tenía, también lograban un aterrador efecto psicológico entre las líneas del enemigo que se veían masacrar sin que estos pudieran hacer nada para evitarlo, pues el alcance de una ballesta apenas llega a la mitad y la velocidad disparo es de tan solo 1 disparo por minuto.

Los arqueros también se convirtieron en la pesadilla del mejor cuerpo de guerra Francés de la época, la caballería pesada. La caballería Francesa la formaban poderosos nobles Franceses que eran los únicos que podían permitirse las costosas armaduras para ellos y sus monturas. Pero a pesar de todo el hierro que vestían, los arqueros ingleses usaban unas flechas de “punta de cincel”(con forma de pirámide larga y punteada) que lograba atravesar las corazas y partir las cotas de malla. Así lo narraban en la época…

Casi todas las heridas de flecha resultaban mortales pues resultaba muy difícil sacar la flecha y las heridas solían infectarse (a esto ayudaba también el hecho que las clavaran en el suelo antes de disparar, aunque no se cree que fueran conscientes del daño que provocaban con ese gesto) aunque lo que si solían hacer era unir la punta de la flecha a la madera con una gota de cera, de este modo, la punta se quedaba dentro al intentar extraerla. Hubo médicos de la época que desarrollaron pinzas especiales sólo para sacar puntas de flecha aunque el método más usado era el de atar a la flecha un trapo, remojado en agua hirviendo u otra sustancia de esterilización, traspasarlo y empujarlo por la herida de la víctima y sacarlo por el otro lado.

No es de extrañar el odio que los Franceses, especialmente los nobles, sentían por los arqueros. Cuando un arquero era capturado, los Franceses le cortaban el dedo índice y corazón (los “dedos del arco”) y luego los devolvían a sus filas. Se dice que el gesto de estirar un dedo hacia arriba a modo de insulto viene de que los arqueros, después de ser mutilados, hacían este gesto de desprecio a los Franceses. También se dice que el gesto de poner los dedos en “V” invertidos (gesto ofensivo entre anglo-sajones) proviene del gesto desafiante que hacían los arqueros que aún tenían sus dedos delante de los Franceses.

Los arqueros fueron desapareciendo de las filas inglesas. El motivo principal fue el cambio en el sistema de reclutamientos y los planes de subsaneamiento. Los ejércitos se empezaron a formar con levas obligadas según las necesidades bélicas y un arquero necesitaba, como mínimo, un periodo de entrenamiento de un año, aunque ser un buen arquero podía llevar media vida la aparición de los "Doigts courts" por parte de los franceses genero un cambio en las estrategias armamentisticas de aquel entonces, un cambió de mentalidad que generaría numerosas plusvalias en ambos reinos y que vería su sumun con la aprición de la figura del cine tan conocida actualemte por todos nosotros, el extra de cine.

Así pues muchos arqueros sin índice y anular, fueron desplazados despedidos de su oficio ¡ojo! no por ello perdieron su condición de Arqueros, eran Arqueros !! pero.... sin dedos. Fue un periodo de difícil adaptación , muchos deanbularon durante mucho tiempo por los montes ingleses con la cabeza baja, como buscando algo, sin duda buscaban sus dedos. En realidad este ejercicio les ayudó a los nuevos Arqueros ingleses a canalizar su incomoda situación, les ayudó al menos durante un tiempecillo, aún así los días pasaron, la búsqueda se convirtió en obsesión, a la par las amputaciones aumentaban, la población de arqueros sin dedos aumentó de la noche a la mañana, pronto, cortar dedos fue concebido como la única estrategia militar resolutiva por parte del ejercito gabacho y con la misma "Doigts courts" (el corta dedos) pasó de ser uno mas entre los miles de guerreros a ser millones entre los miles de guerreros, así pues en poco menos de diez años la formación Normanda en el campo de batalla se renovó por completo, suprimió sus conocidos regimientos de Ballesteros por los nuevos "Doigts courts", "el Doigts courts" pasó a llamarse "los Doigts courts". Su formación militar era básica, cortar un par de dedos, todo el mundo sabe hacerlo, en meses toda la población Normanda sabía cortar al menos dos dedos. Los niños ya no nacían con un pan debajo del brazo, los niños esta vez nacían con "couteau dans l'aisselle", un cuchillo en el sobaco. Fué esta generación la que contribuyó a la reacción inmediata de la corona Inglesa, sus calles y plazas estaban llenas de Arqueros sin dedos, lo que en un principio se entendía como una realidad pasagera con el tiempo se convirtió en un problema social evidente , los mutilados tullidos y jorobados por aquel entonces no eran bien vistos a estos se sumaron los nuevos Arqueros que llegaban de los campos de batalla con intenciones de inserción laboral y sin haber encontrado sus dedos, fue un verdadero problema para la corona Inglesa, principalmente por que por aquel entonces no se estilaban los talleres de integración social para discapacitados, la educación especial no era usual, el i+d se centraba mas en el estudio-avance de nuevos materiales, mas que en la ayuda social, pues la ayuda social no se conocía, sólo con las reuniones extraordinarias de carácter urgente, realizadas por parte de la Cámara de los lores lograron dar un giro radical a la situación, acordaron desviar parte del dinero de las arcas generales del estado destinadas a la guerra, así pues se decidió de común acuerdo abrir un concurso público dentro de los planes urgentes de subsaneamiento al ejercito. Tales acuerdos tenian un objetivo a corto plazo, intentar arreglar la complicada situación del ejercito y sus arqueros sin dedos, lo que mas preocupa no era el echo de llevar mas de 50 años con el mismo problema ( recordar que estamos hablando de una guerra que duró más de 100 años, 113, ( la guerra de los 100 años) millones de hombres sin dos dedos......haciendo un cálculo aproximativo de todos los años y los multiplicamos por todos los dedos amputados a cada uno de los arqueros ingleses, nos acerca a la escandalosa cifra de millones de dedos esparcidos por toda la geografia Inglesa.

Una vez perdidas sus esperanza de integración social, los arqueros comenzaron a aceptar trabajo como mercenarios, las condiciones de estos encargos eran mínimas, por no decir ridículas, aceptarlas suponía para "without fingers" (los sin dedos) mantenerse al limite, es decir, follar con alguna puta y beber alguna pinta, así pues comenzaron a dejarse ver en las tabernas. Decir taberna es decir política, decir política es decir timba, decir timba es decir liguilla de dardos. Los dardos ayudaron a levantar el mermado estado de ánimo de los ex- combatientes, así en pocos meses, los gritos de la taberna pasaron a ser cánticos románticos de exaltación, se revisó el cancionero popular inglés y se crearon nuevos temas. Estos nuevos cánticos enseguida se pusieron en boca de todos y como es de suponer el pueblo quiso escucharlos, los ingleses comenzaron a llenar las pocas tabernas (un par) donde se reunían los afectados, en cierto modo para el inglés era la única forma de tener un contacto directo, alguna buena o mala noticia sobre los sucesos en el campo de batalla . Así en breve los afectados pasaron de no ser reconocidos a ser admirados. Nacieron Los "without fingers" (los sin dedos). Así pues, lo que hoy políticamente es entendido como populismo comenzó a fraguarse en las tabernas de los "without fingers". El entusiasmo con el que vivían los momentos de cánticos y borrachera les llevo al reconocimiento de todos los sectores de la sociedad de aquel entonces. Enseguida la participación colectiva de los afectados y los comunes fue la imagen habitual de las noches inglesas, ambiente caldeado y cerveza!! más cerveza!!!....

Una caldeada noche , Barry sheene abrió la puerta de la taberna, el aire fresco comenzó a penetrar en aquellas lenguas líricas, este acto aparentemente desinteresado originó un hecho histórico que es recordado por la historia Inglesa como "the night of the open door of Barry Sheene"(la noche de la puerta abierta) en pocos segundos todos los allí reunidos amenazaron a salir en grupo por las calles de la ciudad cantando y gritando al mismo tiempo, a su paso por la otra taberna provocó que saliesen mas afectados y mas comunes, todos cantaron al mismo tiempo la canción de los "without fingers". Las calles de la ciudad de los sin dedos asistieron al acontecimiento de los acontecimientos, a lo que con el tiempo se llamaría " la primera manifestación popular de la historia".

Más en el libro:
“Arqueros del Rey” Bernard Cornwell.