diumenge, 18 de juliol de 2010

LA OTRA CONQUISTA DE MALLORCA

La crónica árabe de la caída de la isla a manos cristianas, desaparecida casi 800 años, se publica en castellano tras el éxito de la edición en catalán

La historia la escriben los vencedores. Romanos, españoles y estadounidenses contaron en piedra, papel o en imágenes grabadas las hazañas y victorias de sus ejércitos, pero poco o nada se sabe de la versión de los vencidos sobre esos mismos hechos. En el caso de la conquista de Mallorca, que capitaneó el joven rey aragonés Jaime I en 1229, se conocía el relato de la expedición cristiana a través del Llibre dels fets, la primera de las grandes crónicas catalanas, e incluso se podían ver las imágenes del asedio y las batallas entre cristianos y musulmanes en las pinturas murales conservadas en el Museo Nacional de Arte de Cataluña y en algunas de las obras de Pere Niçard realizadas en el siglo XV. Pero han tenido que pasar casi 800 años para conocer la contracrónica de los hechos, la versión de los vencidos.
En 2001, Muhammad ben Mammar, profesor de la Universidad de Orán, revisando en una biblioteca de Tinduf (Sáhara argelino) un CD con textos árabes digitalizados, encontró un relato del siglo XIII escrito por Ibn Amira al Mahzumi llamado Tarih Mayurqa, que explicaba en 26 folios escritos por las dos caras la caída de Mallorca a manos de los catalanes. Se sabía de la existencia de este texto por referencias en obras del siglo XVI, pero nadie había encontrado el original. Ben Mammar estuvo el martes en Barcelona, en la sede del Instituto Europeo del Mediterráneo, en el acto de presentación de la versión catalana, que ya va por la tercera edición, y la castellana, que estará en la calle el 2 de junio y que ha publicado la Universidad de las Islas Baleares.
"El relato estaba perdido y yo lo he estado buscando desde 1955, año en que hice mi trabajo de fin de carrera", afirmó durante el acto el historiador Guillem Rosselló, traductor de la obra al castellano y al catalán junto con el arabista Nicolau Roser. Según Rosselló, el trabajo de comparar los hechos de 1229 que relata la crónica de Jaime I y los que narra Ibn Amira está por hacer, pero de entrada existen coincidencias: la conquista y pérdida de la mayor de las "islas orientales de Al Andalus" tuvo como excusa la captura de unas naves, el desembarco de los rum (todos los europeos no musulmanes) fue en Santa Ponça, en Porto Pi hubo un choque crucial entre los dos ejércitos y el asedio definitivo fue a Medina Mayurqa en una batalla cruenta que acabó con miles de muertos (24.000 según el autor).
Según Roser, llama la atención la imparcialidad de Ibn Amira (algo poco frecuente en los relatos cristianos) al afirmar que los rum vencieron por la división de mallorquines y almohades venidos desde Andalucía y lo bien que "Haymi I" dirigió la guerra.
Para los investigadores, que emplearon seis meses en traducir el texto del árabe al catalán, el relato de Ibn Amira es el único conocido que narra la caída de una ciudad islámica, ya que en otros casos son poesías (elegías) que lloran la pérdida. Además, según Roser y Rosselló, el texto es más que una crónica de guerra: es el mejor relato sobre la vida de la isla en la Edad Media, por eso en Mallorca ha sido un éxito y cuando se publicó "se vendió más que Zafón o Harry Potter".